10 consejos para poner el precio adecuado a tu casa en 2016

En los tiempos que corren, a cualquier profesional inmobiliario nos suele costar bastante explicar las razones por las que los propietarios en muchas ocasiones suelen poner un precio que no es realista a su vivienda.

Por ello, el propietario debe conocer las circunstancias actuales y saber la elevada competencia que existe al haber muchas viviendas a la venta a la vez que la suya.

Lo primero, que hay que saber para poner un precio adecuado es ¿cuál es el valor de mercado de mi casa?

De una forma fría el valor de mercado se define como “el importe estimado al que una operación se puede llevar a cabo con éxito entre dos partes conocedoras de la situación actual y que actúan con prudencia y sin coacción”

De la misma forma, hay que definir, ¿cuál no es el valor de mercado de mi vivienda?

– No es el precio que pagaste por la casa más las comisiones y mejoras realizadas
– No es el precio que tu amigo, abogado, familiar o vecino dice a menos que esté dispuesto a comprar a ese precio
– No es el precio que pagaste más una subida anual desde entonces
– No es algo más que el precio al que vendió tu vecino porque tu casa te guste más

Una vez conocido esto, hay una serie de consejos y recomendaciones para poner un precio adecuado a tu vivienda y aumentar la probabilidad de venta:

1) Tienes que ser objetivo
Aunque estés vendiendo tu casa y todos los recuerdos que has tenido dentro, eso hay que sacarlo del precio. los compradores ven más la localización, ubicación, calidad, tamaño y estado de la misma

2) Olvídate de lo que valía tu casa
Aunque hasta hace poco muchos pensaban lo contrario, el mercado inmobiliario es como la bolsa, el valor puede bajar. Así, sé objetivo del precio que puede tener tu vivienda hoy y olvídate del que tenía hace seis meses o tres años.

3) No pienses que aparecerá un TONTO
Algunos piensan que la inmobiliaria encontrará alguien dispuesto a pagar más que el valor de mercado de tu vivienda. Eso nunca ocurre, por lo que conviene no tener fe en esa posibilidad.

4) ¿Cuánto va a valer tu vivienda en un futuro?
En un mercado como el actual es muy importante ver la situación. Si rechazas una oferta hoy puede que tengas que aceptar una más baja más adelante como le ha pasado a mucha gente

5) Analiza a fondo el mercado
Tu  inmobiliaria de confianza puede serte muy útil. Ya que al precio adecuado no se llega en cinco minutos, Hay que ver las viviendas de alrededor que están en venta, intentar averiguar por cuanto se han vendido realmente las últimas de la zona y estudiar los precios de las que llevan mucho tiempo en el mercado y no se venden después, hay que comparar todo de forma objetiva con tu piso e intentar sacar un precio adecuado

6) Un buen marketing no justifica un precio mayor
Una buena campaña de comercialización (anuncios variados, jornada de puertas abiertas, publicarlo en numerosos portales, crear los mejores planes y otras ideas para destacar tu vivienda) no justifica que pongan un precio mayor a tu casa ni al de tu vecino

7) Ten en cuenta las tasaciones recientes
Si no quieres hacerte ilusiones de vender tu casa y que después el banco eche abajo la operación por la tasación debes estar al día de las tasaciones o informes de precios de la zona de nada sirve llegar a un acuerdo en el precio con un comprador si necesita una hipoteca y el banco no se la da porque la tasación es baja, por ello, hay que ir acorde con las valoraciones

8) Adelántate al mercado
En pleno boom inmobiliario, los vendedores ponían el precio simplemente sumando unos euros o un 5-10% al precio de su vecino. Como las subidas eran vertiginosas, normalmente encontraban un comprador más pronto que tarde. Ahora es aconsejable poner el mismo precio que las ultimas ventas similares, ya que el mercado actual está comenzando a mejorar pero los precios aun se mantienen igual que hace 6 meses o 1 año.

9) Convierte tu oferta en irresistible
Los compradores simplemente quieren comprar la mejor casa al mejor precio y conocen las viviendas que hay en venta a tu alrededor. Pide a tu agente inmobiliario que te lleve a ver otras casas en venta que sean tu competencia y te ayudará a poner un buen precio además de conocer sus debilidades. Si tu casa no tiene sus problemas, puedes destacar a los compradores las bondades de tu casa en aspectos que sabes que flojean las demás. en este apartado cabe desde la ubicación dentro de una urbanización, la orientación, los ruidos… debes crear valor en tu vivienda para que tus posibles compradores la valoren.

10) Estate preparado para bajar el precio
No puedes dar con el precio adecuado el primer día, por lo que hay que tener en cuenta que el precio inicial es sólo un punto de partida y no hay que aferrarnos a él. La gente sabe si una casa tarda en venderse y perciben al vendedor como alguien poco realista a la hora de poner precio

Estamos en un mercado inmobiliario difícil y si realmente quieres vender tu vivienda debes saber que no es momento para vendedores cerrados y obstinados con un precio. Si antaño mandaban los vendedores porque parecía que se acaban las casas, ahora mandan los compradores porque tienen numerosos pisos entre los que elegir. si pone un precio demasiado elevado, sencillamente su casa no se venderá en el tiempo que usted considera oportuno.

Texto inspirado en el texto publicado en Idealista.news, Autor: Marc Rasmussen