A la hora de alquilar o comprar una vivienda, los más jóvenes ven mermada su capacidad adquisitiva, sobre todo, por la falta de empleo de calidad y los bajos salarios. Así, los inquilinos menores de 35 años destinan el 64,54% de su salario al pago del alquiler con unos 740 euros de media (79 euros más que el año pasado.

Esta cantidad supera con creces la recomendación oficial de destinar, como máximo, el 35% de los ingresos mensuales a la vivienda.

En la hipoteca, cuyo precio medio en España es de 535,87 euros, los jóvenes menores de 35 años deben invertir el 46,74% de su sueldo, casi un 3% más que en 2016. Los propietarios de Madrid, Baleares y Cataluña lo tienen todavía más difícil, ya que el valor medio de los créditos en estas comunidades es de 783, 705 y 646 euros, respectivamente.

————