Hola!

He de reconocer que en ésta entrada en el blog no voy a ser imparcial en absoluto.
Como vecino de Orihuela Costa, conozco perfectamente todas las preciosas playas de nuestro litoral, y sí, hay algunas más grandes, o con más arena, o con más ambiente, pero definitivamente mis preferidas son las de Playa Flamenca y debe ser porque vivo justo enfrente de ellas y verlas cada mañana cuando me levanto me hace sentir un apego especial hacia ellas.

Aquí os pongo una fotografía del amanecer en la playa:

 

 

Voy a intentar describirlas y así, conseguir que las valoréis también vosotros.

Nuestra Playa Flamenca está formada por dos calas: cala Mosca y cala Estaca y entre ellas y separándolas existe un cabo de rocas donde en la actualidad se encuentra una plaza pública con zona de auditorio, juegos infantiles y jardines.

Al estar rodeadas de rocas, el agua siempre está limpia y cristalina, sin la turbiedad que produce la arena en otras zonas, y por esa calidad de aguas cuenta con el distintivo de Bandera Azul de la Unión Europea desde 1992.

El tamaño de las mismas no es demasiado grande, pero eso las hace más familiares y la utilizamos mayormente los vecinos que vivimos en la zona y no son invadidas por turistas con lo que incluso en plena temporada alta, siempre hay espacio y sensación de tranquilidad.

La zona de arena de cada una de las calas es limpiada diariamente y siempre están listas para pasear por ellas, tumbarse a tomar el sol o encontrar un hueco donde instalar la sombrilla y la toalla en pleno verano.

Durante la temporada veraniega, cuentan con chiringuitos con mesas donde poder refrescarnos, y un servicio de vigilantes de playa con socorrista y casetas de primeros auxilios para cualquier pequeño accidente que nos pueda acontecer, también con duchas públicas donde poder quitarnos la sal del mar y la arena antes de volver a nuestras casas, todo para conseguir una mayor comodidad de visitantes y lugareños.

No solo en temporada alta sino incluso en pleno invierno, siempre es muy placentero pasear por ellas y como dato curioso, tienen muros paravientos donde se está resguardado y se puede disfrutar del sol, con lo que podemos disfrutar de ellas todo el año.

Desde los años 70, se comenzó la construcción en las zonas aledañas, pero principalmente ésta ha consistido en chalets independientes, por lo que la densidad de población de la zona es bastante baja y siempre se puede encontrar la tranquilidad que vamos buscando.

Aquí os pongo una fotografía aérea en el comienzo de la urbanización:

 

Como curiosidad os he de comentar que en el mes de Enero de 2017, para nuestra inmensa sorpresa, nos encontramos con la playa nevada y por primera vez en todo el tiempo que las conozco pude tomar fotografías como ésta que os adjunto:

 

 

Por suerte, esto no es lo habitual y os animo a acudir a descubrirlas y disfrutar de todos los servicios y la belleza de nuestra Playa Flamenca.