MI LUGAR ESPECIAL EN ORIHUELA COSTA

 

No voy a hablar solamente de un lugar, si no también de un momento preciso, de cuándo y dónde disfrutar de la paz y la tranquilidad en Orihuela Costa.

Es cierto que como han comentado mis compañeros anteriormente en éste blog, en nuestro trocito de costa alicantina se pueden encontrar todo tipo de restaurantes, de bares, zonas de ocio, deportivas y comerciales, pero también de vez en cuando apetece la tranquilidad y el poder disfrutar de una experiencia individual.

 

 

Por eso, cualquier mañana temprano, aprovechando que el sol ya ha salido y que todavía no hace calor pero tampoco frío, en nuestros 16 grados invernales que son todo un privilegio, entonces es cuando comienzo a hacer mi ruta por la costa, a través del paseo marítimo que une Playa Flamenca con Campoamor.

 

Desde un corto recorrido en las dos playas principales de la Flamenca, unos pocos cientos de metros pisando arena, hasta unos meritorios 8 kilómetros de ida y otros tanto de vuelta que es a lo que llega el recorrido completo de toda la ruta, puedes hacerlo tan largo como quieras.

Pero siempre con un denominador común, el mar a un lado,  que puede ser playa, acantilado o rocas, dependiendo de en qué punto te encuentres, pero lo que nunca cambia es ese olor salino, el ruido de las olas, casi la espuma que te salpica en algunos lugares.

Y si el panorama es impresionante, también lo es la tranquilidad de esas horas del día, cuando todavía estamos receptivos y abiertos a las primeras sensaciones de la jornada, cuando no estamos embotados por el trabajo, las prisas, el stress y el quehacer diario, para mí, es todo un placer poder gozar  del sol en la cara, de un poco de ejercicio, el aire puro y la paz.

 

 

————